CLINICA DE ADELGAZAMIENTO
Dr. José R. Martins B.

Placeholder

A continuación encontrarás diez simples paso que ueste podra seguir y poner en práctica dentro de su vida cotidiana, solo queda colocar esa fuerza de voluntad que usted tiene y vera resultados increíbles.

  • El descenso de peso razonable para la mayoría de los pacientes es de 1,5 a 2 kilos semanales. Durante la primera semana quizás usted baje un poco más debido a la pérdida de AGUA. Aspire a lograr esta meta, considerando que en un determinado del tratamiento puede ser aconsejable un descenso de peso más rápido. En este caso nosotros le orientamos con esquemas adecuados para hacerlo.
  • Las calorías han dejado de ser los únicos enemigos de un plan de adelgazamiento ya que ahora estos "enemigos" los constituyen las GRASAS, el ALCOHOL y los AZUCARES refinados. Las GRASAS proveen mucha energía por cada gramo de grasa, aumentan el apetito, se depositan fácilmente en el tejido adiposo y se hallan estrechamente relacionadas con la Enfermedad Coronaria (infarto). Nuestra propuesta apunta a reducirlos a una proporción más adecuada para optimizar los resultados.
  • Se deben realizar cinco (5) o seis (6) comidas diarias. De esta manera se producen modificaciones metabólicas favorables al adelgazamiento. Durante la fase de mantenimiento puede realizar cuatro (4) comidas diarias de las cuales dos (2) de ellas deben ser meriendas  aproximadamente de 1 a 2 horas antes del  almuerzo y de la cena, estas pueden consistir en una (1) fruta (de las permitidas), un (1) paquetico de galletas de soda, un (1) yogurt, etc.
  • El desayuno es indispensable pues su ausencia puede producir disminución del rendimiento físico e intelectual. Los nutrientes que se pierden con la primera comida del día no se compensan más tarde. Además, existe una clara asociación entre dejar de desayunar y una mayor tendencia a engordar. Tenga por regla… "El que no desayuna… ¡ENGORDA!".
  • Si se "salta" alguna de las comidas no la sume a la siguiente, pues "debe" transcurrir un lapso mínimo de 1 ½ hora a 4 horas entre una comida y otra.
  • En lo posible conviene utilizar variantes alimentarias, no se limite a un solo tipo de comida en forma repetitiva. Hay diversas formas de preparar los alimentos que hacen más gratificante este programa… Y la vida. No le recomiendo comer carnes asadas o a la plancha (a menos que le gusten mucho) con ensaladas crudas, pues este tipo de comida es muy aburrido y le producirá, sin lugar a dudas, deseos de abandonar este programa. Sirva la comida de manera agradable a los sentidos. Tómese ese tiempo.
  • Duerma no menos de 7 horas cada noche o lo necesario para usted. Esto contribuirá a que su humor sea más parejo y aliviará las tensiones.
  • Realice ejercicios como mínimo 3 veces a la semana y durante no menos de 30 minutos en forma ininterrumpida. Lo importante no es la intensidad del ejercicio sino la duración del mismo. Esto lo conservará joven, flexible y le ayudará en el descenso de peso y mantenerlo dentro de límites adecuados para su edad y constitución física así como en su remodelación corporal.
  • Haga una reducción drástica de las grasas en su alimentación, sobretodo las que se encuentran en productos animales como las carnes rojas, la piel del pollo, los lácteos sin descremar, la yema del huevo y algunos productos vegetales como chocolates, mantequilla, margarina, aceite comestible, etc. Es de suma importancia saber que las mujeres que comen grasa de origen animal tienen aumentado el riesgo de padecer CANCER DE MAMAS.
  • Ingiera mucho líquido. Tome no solo agua mineral con o sin gas, sino también té frío con limón y sin azúcar con su edulcorante como el té Lípton Light o Nestea Light o también limonada fría con edulcorante o el agua de naranja o grape fruti, refrescos dietéticos solo de forma ocasional (Coca Cola o Chinoto Light). La bebida alcohólica permitida durante la primera fase del tratamiento es el VINO: blanco, tinto, rosado o champaña. Hasta cuatro copas en el almuerzo o una cena.